Photo by Brandon Lopez on Unsplash

La vida que tienes es mayormente consecuencia de tus decisiones

Y creo que esto tiene sentido y es aplicable principalmente en los países desarrollados, especialmente para la población que al menos forma parte de la clase media, donde vivimos dentro de la burbuja de lo real. Donde sí existen fuerzas que, tangencialmente, nos afectan y nos van esculpiendo como persona pero siempre dentro de un límite razonable. Donde las cosas suceden pero dentro de un orden en base a la fase en la vida en la que te encuentres así como en respuesta a tus propias decisiones. Todo esto siempre considerando que desgracias de mayor o menor magnitud en todas las familias existen y hay quien es más o menos afortunado en lo que es la fuerza y la intensidad en la que está presente este tipo de fuerza tangencial en su vida.

Y esta es la principal reflexión que quería poner encima de la mesa, lo afortunados que somos la inmensa mayoría de nosotros de que la vida que vivimos es principalmente consecuencia de las decisiones que hemos ido acumulando de manera autónoma a lo largo de los años. Somos sumamente afortunados por ello. Somos el producto de un camino que hemos ido andando con el tiempo, de manera paulatina y en base a la toma de decisiones que, en ocasiones, nos han podido llevar hacia adelante y otras hacia atrás, y que poco a poco nos ha llevado hasta donde estamos hoy.  Ese avance paulatino nos ha permitido tomar las decisiones con perspectiva, verificar el rumbo y corregir trayectoria. Hemos sido en nuestra mayoría ajenos a cambios de dirección forzadas por terceras fuerzas y que aparecen de manera brusca y violenta decidiendo por nosotros dónde y en qué circunstancias nos quiere posicionar; escapando dicha decisión a nuestro control.

Qué afortunados, deberíamos tenerlo más presente. Realmente tenemos muchísimo que perder; el orden, la constancia, la capacidad de poder predecir con una tasa de acierto bastante alta lo que va a pasar, y la capacidad que tenemos de influir a este respecto con nuestras acciones. Poder dirigir nuestro esfuerzo y nuestro empeño en una dirección y avanzar en el día a día en lo que queremos ser. Y llegar a conseguirlo, no tal vez en la forma exacta tiempos esperados y estimación de esfuerzo requerida inicialmente, pero sí en lo que es el ideal y la motivación fundamental. Joder cuesta un gran esfuerzo pero es probable que funcione. En esta burbuja en la que vivimos lo de que “quien la sigue la consigue” cobra todo el sentido.

Dónde quieres llegar tú? Trabájalo porque tienes una mayor probabilidad que la media de seres vivos de que con planificación, gestión de expectativas, fuerza, resiliencia y tesón puedas incluso llegar a conseguirlo. Eres un afortunado; solo que cuesta un esfuerzo! Es lo que tiene no ser dioses sino solo seres del tamaño de una célula que viven un tiempo despreciable y finito dentro de un universo atemporal e infinito.

One thought on “La vida que tienes es mayormente consecuencia de tus decisiones”

  1. Uau, publicar esto unos días antes de la crisis del coronavirus azotando Europa, y en concreto ahora en pleno apogeo en España, tiene su mérito. Menuda puntería! Esperemos que pase pronto!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *