Apocalipsis de Stephen King; 50%

Claro, no podría haber mejor libro para leer en una circunstancia en la que nos encontramos, en plena crisis de Covid-19; ya he leído algún artículo al respecto de que las ventas del libro habían aumentado. No me extraña, es que viene ni que pintado.

No soy ni mucho menos un ávido lector, pero dentro de mi afición a la lectura me encanta leer a Stephen King. No todos sus clásicos ni mucho menos, es más, no le leído “It”, pero me volvió loco “La Torre Oscura”.

Dicho esto y mientras escribo voy ya por la mitad del libro (50% pone el Kindle) así que ya tengo una opinión mínimamente formada. Sin querer desvelar ningún secreto para quienes no hayan leído el libro ya puedo confirmar qué:

  • El arranque me costó un poco por la variedad de personajes y porque era incapaz de memorizar nombres y adecuarme a la realidad de cada uno. Pero claro, si quieres tener contexto de los mismos necesitas una base inicial. Es curioso porque tal como sucedió en la Torre Oscura, Stephen King consigue que interiorices muy bien a los protagonistas, empatices con ellos, sufras y te alegres con ellos. Sientes (al menos siento) una imperiosa “necesidad” de estar ahí con ellos y “disfrutar” de sus aventuras.
  • El origen del virus aquí está claro, vamos, prácticamente desde el mismo inicio del libro, aunque exista detrás un halo misterioso tremendo de detalles detrás del origen y sobre un personaje que mapea extraordinariamente (y más bajo mi deleite tras leer La Torre Oscura) con “el hombre de negro”. Me encanta.
  • Es muy curioso que los efectos del virus mapea también 100% con el Covid-19 actual; parece un constipado al inicio, luego una gripe, y luego una pulmonía… eso sí, afortunadamente y a diferencia del que estamos viviendo nosotros la mortalidad del virus del libro es altísima (solo sobreviven unos pocos) y la capacidad de contagio es extraordinaria, a veces hasta inverosímil.
  • Hay otro personaje que tiene muchas similitudes con La Torre Oscura, se llama Larry.
  • La verdad es que a estas alturas pensaba que estarían hablando aún de contagios y demás… pero se ha pasado a otra fase donde ya la Apocalipsis se ha sembrado y nos encontramos en un escenario post-apocalíptico que bien podría representar una crisis de este tipo, pero también un holocausto nuclear, una crisis zombie… ya estamos en la fase de después donde los supervivientes, pocos, intentan continuar sobreviviendo a la nueva realidad.
  • Y mientras todo sucede, hay una magia detrás, no todo concuerda con la realidad a la que nosotros estamos acostumbrados, hay algo sobrenatural que representa “el nombre de negro”. Me encanta.

En fin, que es un bonito libro para un bonito encierro como el que estamos viviendo.

Un abrazo!

Miguel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *