Apocalipsis de Stephen King; 100%

Cuidado que este post puede incluir algunos spoilers

Bueno, por fin, ya lo tengo terminado. Menudo tocho! Ya había leído al inicio que se trataba de la versión completa de 1.500 páginas donde se incluía todo el detalle que originalmente no se había incluido en la versión inicial donde precisamente por un tema de limitación de contenido forzado por la editorial se había reducido a unas 1.100. Y sí, es verdad que a ratos parece e incluso se hace largo, pero todo el arranque y las historias que se suceden no hacen más que conseguir que interiorices a los personajes, que sepas más de ellos, empatices más y tengas contexto. Entiendo que es complicado “crear” un mundo nuevo si vas demasiado al grano y te ves obligado a incorporar contexto, matices e historias secundarias que viajen en paralelo o perpendicular a la historia principal para que todo ese contexto te permita interiorizar mejor y disfrutar del viaje en la lectura. Aconsejo enfrentar el libro como un lector paciente y sin ansia de ver cómo se consolidan o descubren los misterios; ya llegarán. Simplemente hay que disfrutar del camino.

Y sí, ahora ya teniendo la visión completa y empezando tras unos días a ver la historia en perspectiva e incluso documentándome un poco para completar mi visión con la de otros me veo capaz de enfrentar debidamente este resumen de conclusiones.

Y claro no puedo evitar empezar haciendo un guiño a mi comentario del post anterior donde se daba un personaje llamado Randall Flagg que mapeaba con uno de los personajes principales De la Torre Oscura. Nos ha jodido, pues claro, como que es el mismo. No sé a vosotros pero a mí me maravilla esta interconexión que genera King entre libros e historias, donde se intuye un engranaje de mundos paralelos que conviven y en ocasiones se mezclan entre sí. Quien pudiera bucear por la mente del autor y ver en perspectiva todas y cada una de ellas. Personalmente me fascina.

También me ha gustado muchísimo el salto entre el primer y segundo libro (dentro del mismo libro). Y me doy cuenta más aún al revisar mi post anterior donde mi contexto era principalmente del primero y un poco del segundo. Realmente parecen historias separadas, mundos separados. El cambio es brutal y la única constante son los protagonistas. Son realidades antagónicas; un mundo inicial como el que nosotros conocemos actualmente simplemente 30 años atrás y un mundo nuevo y devastado. Y está devastado por un virus pero realmente es que da como igual. El autor podría haber construido ese mismo mundo postapocalíptico en lugar de a causa de un virus por una explosión nuclear, un holocausto zombie, la colisión de un meteorito sobre la tierra, el cambio climático, una super erupción volcánica masiva o lo que sea. Da igual, hubiera podido enganchar la parte de los sueños y toda la historia que aparece en el segundo libro a partir de ahí. Es mágico la verdad, me parece genial ese efecto bisagra que se genera entre ambos libros. Por cierto y hablando de apocalipsis zombies, realmente si lo piensas bien series como The Walking Dead y similares siguen una guía argumental muy similar a este segundo libro: un origen del problema desconocido, personas que se mueven dentro de América en grupos con tal de sobrevivir, la búsqueda de una solución o de la simple supervivencia; es que realmente es todo igual.

Y sí, los personajes, los sientes como tuyos y los interiorizas totalmente. Sufres con ellos y te encantaría estar a su lado viviendo la historia, como uno más. Ir al encuentro de Madre Abigail, llegar hasta Boulder, ayudar en su reconstrucción, tener los sueños y las pesadillas, jugar con Kojak, probar una de esas cervezas americanas en su compañía y partir hacia Las Vegas en misión suicida para liberar al mundo del malvado Flagg.

Pero, pf, claro, la movida del final la verdad es que es un poco chunga y te deja un poco muerto en plan el final De la Torre Oscura. Vale sí, bueno bien, aja, pues vale; para mí fue algo así. Mucha maceración para que luego el remate final sea sumamente… dejémoslo en extraño.

Y cuidado que ahora viene un mega spoiler.

Hay una cosa que me tiene muy rallado y es que cuando Madre Abigail vuelve moribunda a Boulder y traslada en sus últimas palabras la misión que han de acometer en Las Vegas juraría recordar que dice que de los cuatro miembros de la expedición hay uno que no sobrevive pero que no sabe quién es. Joder, pero luego resulta que pasa al contrario (o no) donde tres mueren y solo sobrevive uno. Es más, está magistralmente contado cuando Stu Redman tiene el accidente y no puede continuar y el resto lo dejan ahí. Piensas, con todo el dolor, incomprensión y tu pesar, mierda, era él, qué pena, ahora le toca a Larry tirar del carro. Y sí, luego es todo lo contrario. Entonces te das cuenta (si es que he entendido yo bien esto ya que no he tenido la ocasión de volver atrás y releer esa parte) que la perspectiva desde donde veía las cosas Madre Abigail era otra. Quién muere y quién se salva depende de dónde estés tú, y me temo que ella ya estaba en otro lugar. Seguramente en el mismo que Nick; por eso decía que lo sentía la muy jodida! Me encanta lo de las conexiones telepáticas entre mundos. En fin, que he estado intentando buscar razonamientos por la red a este respecto pero desgraciadamente no he encontrado nada donde documentarme o contrastar este pensamiento. Si alguien quiere opinar lo agradezco eternamente!

Y sobre Nick, me encanta ese personaje, menudo pobre que suficientes historias tenía para encima reventarle un ojo. Qué os parece cuando momentos antes de su muerte se dirige al armario donde estaba la bomba como si supiera que estaba ahí? Como enfrentándose a un destino que tal vez él ya conocía. Es él además el que propone mandar a Tom Cullem a Las Vegas siendo esa decisión clave en la historia así como la ayuda y conexión que establece con él desde donde quiera que estuviera para ayudarle a él en su vuelta y que consiguiera llegar a Stu. Y es mágico que una vez lo lleva junto a Stu solo se le vuelve a aparecer para ayudarle en la farmacia e intentar salvar a Stu; ya está, simplemente influyó en la medida de lo posible para empujar a que llegara un determinado final. Creo que seguramente Nick ya fuera consciente o semi-consciente de todo lo que iba a pasar, que iba a morir, pero esa es una parte que en ningún momento se trata abiertamente, tal vez en algún matiz oculto pero que yo claramente no he percibido.

Fin del mega spoiler.

Dicho esto, mi resumen es: pues a mí me ha gustado. Con su extensión, con su extraño desenlace en el hilo principal, me ha gustado y lo recomiendo! Pero, recordad, es clave enfrentar el libro con una actitud paciente y sin ansiedad.

Un abrazo!

Miguel.

Apocalipsis de Stephen King; 50%

Claro, no podría haber mejor libro para leer en una circunstancia en la que nos encontramos, en plena crisis de Covid-19; ya he leído algún artículo al respecto de que las ventas del libro habían aumentado. No me extraña, es que viene ni que pintado.

No soy ni mucho menos un ávido lector, pero dentro de mi afición a la lectura me encanta leer a Stephen King. No todos sus clásicos ni mucho menos, es más, no le leído “It”, pero me volvió loco “La Torre Oscura”.

Dicho esto y mientras escribo voy ya por la mitad del libro (50% pone el Kindle) así que ya tengo una opinión mínimamente formada. Sin querer desvelar ningún secreto para quienes no hayan leído el libro ya puedo confirmar qué:

  • El arranque me costó un poco por la variedad de personajes y porque era incapaz de memorizar nombres y adecuarme a la realidad de cada uno. Pero claro, si quieres tener contexto de los mismos necesitas una base inicial. Es curioso porque tal como sucedió en la Torre Oscura, Stephen King consigue que interiorices muy bien a los protagonistas, empatices con ellos, sufras y te alegres con ellos. Sientes (al menos siento) una imperiosa “necesidad” de estar ahí con ellos y “disfrutar” de sus aventuras.
  • El origen del virus aquí está claro, vamos, prácticamente desde el mismo inicio del libro, aunque exista detrás un halo misterioso tremendo de detalles detrás del origen y sobre un personaje que mapea extraordinariamente (y más bajo mi deleite tras leer La Torre Oscura) con “el hombre de negro”. Me encanta.
  • Es muy curioso que los efectos del virus mapea también 100% con el Covid-19 actual; parece un constipado al inicio, luego una gripe, y luego una pulmonía… eso sí, afortunadamente y a diferencia del que estamos viviendo nosotros la mortalidad del virus del libro es altísima (solo sobreviven unos pocos) y la capacidad de contagio es extraordinaria, a veces hasta inverosímil.
  • Hay otro personaje que tiene muchas similitudes con La Torre Oscura, se llama Larry.
  • La verdad es que a estas alturas pensaba que estarían hablando aún de contagios y demás… pero se ha pasado a otra fase donde ya la Apocalipsis se ha sembrado y nos encontramos en un escenario post-apocalíptico que bien podría representar una crisis de este tipo, pero también un holocausto nuclear, una crisis zombie… ya estamos en la fase de después donde los supervivientes, pocos, intentan continuar sobreviviendo a la nueva realidad.
  • Y mientras todo sucede, hay una magia detrás, no todo concuerda con la realidad a la que nosotros estamos acostumbrados, hay algo sobrenatural que representa “el nombre de negro”. Me encanta.

En fin, que es un bonito libro para un bonito encierro como el que estamos viviendo.

Un abrazo!

Miguel.

La vida que tienes es mayormente consecuencia de tus decisiones

Y creo que esto tiene sentido y es aplicable principalmente en los países desarrollados, especialmente para la población que al menos forma parte de la clase media, donde vivimos dentro de la burbuja de lo real. Donde sí existen fuerzas que, tangencialmente, nos afectan y nos van esculpiendo como persona pero siempre dentro de un límite razonable. Donde las cosas suceden pero dentro de un orden en base a la fase en la vida en la que te encuentres así como en respuesta a tus propias decisiones. Todo esto siempre considerando que desgracias de mayor o menor magnitud en todas las familias existen y hay quien es más o menos afortunado en lo que es la fuerza y la intensidad en la que está presente este tipo de fuerza tangencial en su vida.

Y esta es la principal reflexión que quería poner encima de la mesa, lo afortunados que somos la inmensa mayoría de nosotros de que la vida que vivimos es principalmente consecuencia de las decisiones que hemos ido acumulando de manera autónoma a lo largo de los años. Somos sumamente afortunados por ello. Somos el producto de un camino que hemos ido andando con el tiempo, de manera paulatina y en base a la toma de decisiones que, en ocasiones, nos han podido llevar hacia adelante y otras hacia atrás, y que poco a poco nos ha llevado hasta donde estamos hoy.  Ese avance paulatino nos ha permitido tomar las decisiones con perspectiva, verificar el rumbo y corregir trayectoria. Hemos sido en nuestra mayoría ajenos a cambios de dirección forzadas por terceras fuerzas y que aparecen de manera brusca y violenta decidiendo por nosotros dónde y en qué circunstancias nos quiere posicionar; escapando dicha decisión a nuestro control.

Qué afortunados, deberíamos tenerlo más presente. Realmente tenemos muchísimo que perder; el orden, la constancia, la capacidad de poder predecir con una tasa de acierto bastante alta lo que va a pasar, y la capacidad que tenemos de influir a este respecto con nuestras acciones. Poder dirigir nuestro esfuerzo y nuestro empeño en una dirección y avanzar en el día a día en lo que queremos ser. Y llegar a conseguirlo, no tal vez en la forma exacta tiempos esperados y estimación de esfuerzo requerida inicialmente, pero sí en lo que es el ideal y la motivación fundamental. Joder cuesta un gran esfuerzo pero es probable que funcione. En esta burbuja en la que vivimos lo de que “quien la sigue la consigue” cobra todo el sentido.

Dónde quieres llegar tú? Trabájalo porque tienes una mayor probabilidad que la media de seres vivos de que con planificación, gestión de expectativas, fuerza, resiliencia y tesón puedas incluso llegar a conseguirlo. Eres un afortunado; solo que cuesta un esfuerzo! Es lo que tiene no ser dioses sino solo seres del tamaño de una célula que viven un tiempo despreciable y finito dentro de un universo atemporal e infinito.

Velocidad y tiempo

Primera reflexión sobre la percepción de velocidad y tiempo

Rápido, parece que las esperas se hacen lentas pero realmente todo ocurre muy rápido. Es el juego que hace la mente cuando juzga el pasado, cuando el recuerdo se repliega sobre sí mismo y eres capaz de trasladarte de un momento a otro con total facilidad, da igual si por medio han pasado cinco minutos o dos años. Es mágico.

Pero cuando miras al frente, a lo que está por venir, nos vemos inválidos de cara a realizar el mismo ejercicio. Realmente, somos inválidos de cara a realizar ese ejercicio. Por suerte?

Segunda reflexión sobre la percepción de velocidad y tiempo

Lento, el futuro siempre se hace muy lento, por mucho que a medida que te haces mayor y la velocidad del tiempo cambie y pases a sentir que todo pase más rápido; a pesar de eso el tiempo siempre pasa a la misma velocidad. Los días siempre tienen 24 horas, las horas siempre tienen 60 minutos y los minutos 60 segundos. Es el cómo procesa tu cerebro el recuerdo a pasado lo que te lleva a esa sensación de estar cayendo al vacío y que el tiempo se escurre entre tus dedos.

Vivimos mucho tiempo, creo que más del que, de media, estamos preparados. Pero al mismo tiempo sentimos que se nos escapa.

Tal vez el problema no sea que no dispongamos tiempo, sino que puede que estemos gestionando mal la anticipación (que es de las pocas herramientas que creo nos puede ayudar a preparar el tiempo a futuro), o puede que no estemos gestionando suficientemente bien la expectativa (que es el indicador base que nos ayuda a medir si las cosas están funcionando según esperamos). Es curioso ver que el baremo que resulta de la expectativa nuevamente es un ejercicio que hacemos cuando hemos consolidado la información, cuando ya es pasado.

Nuestro cerebro vive constantemente en el pasado y un instante en el presente; incapaz de atravesar la barrera que nos permitiría tocar el futuro.

Tiempo

Es muy importante mantener el control sobre tu tiempo, porque el sentimiento de pérdida de control sobre el mismo puede hacerte caer en el pánico, la desesperación o la depresión.

La palabra tiempo, como la gran mayoría, puede mantener dos dimensiones completamente opuestas en base a cómo proyectes las palabras sobre él. Como se te ocurra anteponer a la palabra “tiempo” otras como “perder”, “malgastar”, “no aprovechando el”, “escapando el” (ésta es sin duda para mí la más angustiosa)… estás perdido. Te llenas de veneno, te ahogas tú solo.

Yo no sé nada del concepto físico de tiempo, pero me gusta pensar que para cada uno de nosotros el tiempo es diferente. Tengo claro que existen algunas constantes relativas al tiempo más o menos equilibradas y presentes en todos de igual manera, principalmente que la percepción del mismo varía con la edad; pero más allá de eso, el cómo vivamos el tiempo tú o yo es una variable “única” (y permitidme lo de única que ya sé que no somos individualmente tan excepcionales) que nos diferencia a cada una de las personas. Mi viaje en el tiempo al respecto de cómo me proyecto y traslado a través de él (no me estoy refiriendo a vivencias o hechas concretos si no a mi actitud ante el mismo) no tiene por qué tener nada que ver con el tuyo.

Un ejemplo es irte a dormir con la sensación de haber trabajado tu tiempo durante el día, y estar en paz con él; y otra, ante el mismo escenario de sucesos acontecidos durante el día, tener la sensación de que lo has echado a perder, no lo has aprovechado, no has estado haciendo lo que esperabas hacer. No quererte ir a dormir por el mero hecho de sentir que tienes que hacer más, cuando por otro lado podría sentirte en paz con lo que has hecho hoy y simplemente irte a descansar para poder recuperar fuerzas de cara a todo lo bueno que puede venir mañana… Puedes ser “simplemente” feliz o estar frustrado. Oye, y la felicidad de un escenario o todo el daño del otro nos lo podemos hacer nosotros solos!

Me gusta reflexionar sobre el tiempo sobre todo cuando lo tengo, cuando puedo tocarlo, cuando puedo sentirlo, cuando hasta tengo la capacidad de decidir qué hacer con él durante prácticamente todo el día. Cuando puedo sentarme en una silla, sin hacer nada más que bucear en mis pensamientos, prácticamente sólo sintiendo que floto a través de los minutos y las horas. Cuando no me siento obligado a estar corriendo hacia nada, cuando las personas que me rodean se equilibran y empiezan a vibrar en la misma frecuencia. Y no es fácil llegar a este estado, hace falta antes pasar por una fase de descompresión que es dura, donde pasas de la suma locura del día a día a conseguir encontrarte de nuevo en base a pausar las obligaciones y centrarte en ti y en los tuyos.

Eh, se nota que estoy de vacaciones.

Y a través del aprendizaje de haber repetido esta circunstancia los últimos años, sé que ahora es el momento de establecer prioridades y trazar el plan de lo que va a ser este nuevo año. Ahora es cuando lo ves todo suficientemente claro, ahora estás descansado física y mentalmente, pero sobre todo lo segundo. Es momento de planificar tu tiempo y tus prioridades, qué quieres ser dentro de un año, de qué quieres estar orgulloso; por qué quieres recibir una palmada en la espalda, un beso o un abrazo de las personas que te importan; qué necesitas como ser individual cubrir para sentir que tu vida tiene un sentido, que avanzas hacia la dirección correcta, que estás en paz contigo mismo.

Es el momento de trazar tu plan.

Camping El Redondo en Fuentede

La verdad es que no puedo describirlo de otra manera: menuda joya.

Ubicación espectacular en un lugar incomparable en el centro de la naturaleza, en el corazón de los Picos de Europa.

Ya solo llegar hasta Fuentede es un espectáculo, pero una vez llegas al pueblo y te diriges hacia la zona del funicular sigue mejorando; pero una vez dejas el funicular atrás y te incorporas a una pequeña pista de tierra que te lleva hasta el camping, ya estás en otro mundo.

Es estar en el corazón de la naturaleza, al margen de todo. La única civilización que existe son las personas con las que compartes el lugar y la zona de baños y cafetería; lo demás es bosque y naturaleza.

Por nuestra parte además tuvimos la suerte que al llegar la zona principal estaba llena y nos abrieron un espacio en un lateral, algo más apartados, pero justo al lado de una zona chulísima donde convivimos con algunos animales tal como se muestra en la foto de abajo. Imaginaros lo que supuso principalmente para los niños.

En, fin, sin duda una experiencia al aire libre estupenda y más que recomendable.

Os dejo aquí el link a la web del camping!

Un saludo.

Miguel.

Running en Zaragoza, del Ebro al Parque José Antonio Labordeta

Hola,

Una ruta de ciudad que mezcla el río Ebro con el puro centro y una de las avenidas principales de salida de la ciudad hacia el sur, llegando hasta el Parque Labordeta.

Si no te gusta tener que parar en algún semáforo… no es tu ruta, ya que es inevitable, sobre todo cuando llegas a la Plaza de España y tienes que empezar a subir Fernándo el Católico y el resto de tramos de la avenida que te llevan hasta el Parque Grande.

A mí particularmente me gusta, porque es entretenido ir mirando a la gente, los comercios… a pesar de que aunque no lo parezca es un falso llano constante… se nota especialmente cuando vuelves ya que se va bastante más ligero.

Esta ruta la hago de ida y también de vuelta, aunque a la vuelta evito irme hasta el puente del azud y cruzo por el puente de piedra, haciendo unos 12KM en total.

Un saludo.

Miguel.

Running en Mallorca, San Silvestre Calvianera 2017

Hola,

La verdad es que nunca había corrido una San Silvestre y no esperaba que fuera tan divertido! Si además le sumas a un grupo de buenos amigos ya no puede pedirse más!

El recorrido de 6,7 km, contaba por una parte por dentro del recorrido de la ciudad y parte cerca del mar.

Más que recomendable para un día de fin de año!

En diciembre de 2018 repetimos!

Un saludo.

Miguel.

Running en Benicassim

Hola,

Este puente de mayo he tenido la oportunidad de volver a intentar a correr, tras (me atrevo a hablar ya en pasado) una tendinitis en el tobillo derecho que me ha dejado en el banquillo en lo que se refiere al running durante unos dos meses.

Han sido dos salidas muy sencillas, de 4 y 5km respectivamente, pero contando que he tenido que volver a sufrir de los siete males: falta de aire, flato, aire de frente, sol de frente, estar pendiente de si el tobillo va bien… he sobrevivido bastante bien 🙂

El paseo de Benicassim es realmente muy cómodo, totalmente en llano y con una longitud de unos 10-12 km, entre el propio pueblo y El Grao (que ya corresponde a Castellón; salvo que me corrijan los lugareños).

Todo el paseo se puede hacer junto al mar así que es estupendo. Y no sé si ha sido mala suerte pero todas las veces que he estado por aquí siempre ha habido algo de viento!

Un saludo.

Miguel.